atril

Diez años después de que el barco saliera del puerto, que navegara por varios mares sin rumbo fijo y sorteara calmas y tempestades, ya cuando el navegante sentía el cansancio y añoraba tierra firme, encontró un mensaje en papel amarillento. En sus memorias, tiempo después, escribiría: Yo estaba vestido de habanero, tú dijiste adiós con... Seguir leyendo →

Anuncios

Un huracán me trajo a Sabina

Los huracanes me asustan al borde de las lágrimas. Desde niña, cuando el techo de mi casa se quebraba un poco más cada año y los vientos se enfurecían contra mi isla caribeña. Cada huracán me arrancaba de tajo las sonrisas. Fueron los días más infelices que recuerdo. Aun hoy, cuando el techo de mi... Seguir leyendo →

No lo olvides

Cuentan que le pronunció una frase contundente, de esas que no se arrancan fácilmente del patio de la memoria y mucho menos podría cubrir la maleza. Ahora él recuerda su voz, y al término, su petición: “No lo olvides”. No lo olvides. ¿Cómo olvidar esto? –pensó- ¿Cómo? Polvo en el viento se hizo, y no... Seguir leyendo →

Bajo fuego

Mirar el río hecho de tiempo y agua/ recordar que el tiempo es otro río,/ Saber que nos perdemos como el río/ Y que los rostros pasan como el agua. Jorge Luis Borges     Cada 13 de febrero es su cumpleaños. Así desde 1983. Ella sabe que debe dejar la tarjeta de felicitación un... Seguir leyendo →

Dust in the wind

I close my eyes Only for a moment And the moment's gone All my dreams Pass before my eyes That curiosity Dust in the wind All they are is dust in the wind Kansas     Había una vez… Pero no, esta historia no empieza así. No existió un “Había una vez…” Las historias así... Seguir leyendo →

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: