lápiz

Dice que soy como un lápiz. Que tengo grafito dentro, que tengo madera. Un lápiz con goma, y a veces borro cosas. Dice que por eso debo escribir, para que nada se me olvide. Y porque soy una mujer-lápiz. Pienso en muchas razones para volver a hacerlo. Escribir. Y no precisamente en un lápiz… Debo... Seguir leyendo →

Anuncios

Inventario

Desde niña me gustan las flores blancas, las que otros negaban por descoloridas, a mí se me antojaban ideales para soñar. Ese contraste de blanco sobre verde me mantenía en paz, era como el lienzo virgen que todo pintor desea. Yo nací en una ciudad sin mar, dentro de una isla donde la maldita circunstancia... Seguir leyendo →

48 minutos

48 minutos estuvimos hablando vía telefónica. A mí, que no me gusta quedar mucho rato pegada a esos aparatos, y sin embargo, fue una conversación tan amena que la sentí frente a frente, como si estuviéramos en un café, en un parque, u otra vez en la sala de su casa. Hace tanto que dejamos... Seguir leyendo →

La piel que no habito

Ahí, donde una vez jugué con mi hermano y mi primo. Ahí quiero volver. No al mismo lugar, sino al mismo tiempo. A aquel sin preocupaciones, en el que salíamos a recolectar hojas de distintos árboles –cual aborígenes- y decíamos que era la comida, en nuestro ficticio juego a las casitas. Y nos deslumbraban las... Seguir leyendo →

Ah, está bien, ¿y qué…?

La navidad en que su hija tenía cuatro años, él decidió que no iba a ser otra de las tantas niñas engañadas con la ilusión de Santa Claus. A fin de cuentas él, científico, investigador, no estaba de acuerdo en seguir mintiendo acerca de seres irreales. Su hija debía saber de una buena vez y... Seguir leyendo →

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: