Horno

Le dijo al niño curioso, que preguntaba por qué el cansancio y el malestar, que tenía como un horno dentro. Y en él había una criatura que necesitaba cocinarse lentamente. En verdad supo que estaba embarazada no por el cansancio, sino por los vómitos. Vómitos a todas horas y en cualquier lugar. Aquí -le dijo... Leer más →

Anuncios

La piel que no habito

Ahí, donde una vez jugué con mi hermano y mi primo. Ahí quiero volver. No al mismo lugar, sino al mismo tiempo. A aquel sin preocupaciones, en el que salíamos a recolectar hojas de distintos árboles –cual aborígenes- y decíamos que era la comida, en nuestro ficticio juego a las casitas. Y nos deslumbraban las... Leer más →

disparos

─ ¡Mira! Y miro. Noto que las escenas que están pasando en ese momento son demasiado violentas para su edad. Las imágenes de la tele muestran dos bandas disparando, una contra otra, dentro de una tienda. Trato de desviar su atención, pero no lo logro. Ella queda atenta. La película continúa. Su interés por entender... Leer más →

encontradas

Mi hermana me pregunta constantemente: ¿Cuándo vendrás a abrazar a tu sobrino? ¿Cuándo, cuándo? Ahora me envía fotos del primer mes de Marcelo, de su segundo mes… y me hace volver a contar en semanas. Y decir, orgullosa: ¿quién pensaría que este niño es sietemesino? Me hace recordar aquellas veces que el bebé aún estaba... Leer más →

te quiero, Marcelo

Te quiero. Serio, vehemente, tempestuosamente. Te quiero. ¿Sabes? Temo a la oscuridad. Caminar sola de noche me pone muda, tímida, escurridiza. Sin embargo, esa noche regresé a casa muy tarde, cuando la ciudad se disponía a dormir, solo por conocerte. Desde la ventana de tu sexto piso veía muy lejos las luces por donde yo... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: