Polaris

Estoy mirando el cielo. Son las 11 de la noche y estoy mirando el cielo. Las estrellas tratan de camuflarse con las luces de la ciudad, pero las sigo con la mirada para que no escapen, y las señalo y las atrapo con los dedos, como un niño que logra retener su botín. Un botín... Leer más →

Anuncios

contrastes

Cubrió su cuerpo con el mismo vestido negro que se había puesto, por última vez, hacía tres años. Salió a la calle, y la noche se confundió con su vestido. Ahora la noche le tenía celos: por primera vez la veían a ella, más que a la oscuridad del cielo.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: