No entiendo…

Paso por el lado de un policía y comienza a lanzarme frases obscenas que se me quedan en los oídos. Las lanza como si las escupiera, como si él fuera un perro de caza y yo una suculenta liebre, o como si él un niño y yo un caramelo (solo que los niños no utilizan... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: