Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘ojos’

Cuántas veces subí las escaleras para mirar tus ojos, para hojearlos…

Y sigue subiendo, y sigue cayendo, ante el deseo de esa sola sonrisa.

Lo mira mientras ríe, le encanta que le encante esa risa de niño grande que llena todo de energía, como las famas y cronopios de Cortázar, como las noches estrelladas de Van Gogh, como las últimas líneas de una novela de Hemingway. Como él…

Lo mira como si fuere al mismísimo terco violinista que nadie conoce:

Contra todo pronóstico hoy existe/ un terco violinista que asegura/ que el amor nunca le resulta triste/ ni la existencia le parece dura.

Cada vez que descubre algo sublime, ella exclama con asombro: ¡Magia!

A él lo mira así cada día, como si fuera magia. Y es magia. Es magia poder mirarse en esos ojos, y sonreír con esa sonrisa.  

Anuncios

Read Full Post »

ocaso

La última vez que intentó perderse en sus ojos, ya no había espacio. Estaban llenos de atardeceres.

Read Full Post »

reconstrucción

gatoÉl la ve de lejos y tal vez no repara mucho en ella, pero ella queda ahí, frente a él. Él se irá pronto, ya se ha llevado en los ojos cuanto ha querido, también a muchas como ella. Ella queda como siempre: inmóvil. Otros como él, otros distintos de él, la han habitado. Y se han ido. Luego, solo queda reconstruirse.

Read Full Post »

Confesional

soledad_botePerdóname si hoy busco en la arena/ esa luna llena que arañaba el mar…

Serrat

 

Perdóname por esto –le escribe. Y vuelve a las confesiones que no le hizo aquella vez. Las que le hace a destiempo, las que le hace ahora bajo el efecto de la lejanía, de los ojos que ya no le ven.

Como los amores cobardes que “no llegan a amores, ni a historias, se quedan allí”, a saber quién de los dos fue Dafne y quién Apolo. Quién huyó y quién se convirtió en laurel.

Y recorre su voz… aquella a la que antes acudía con las justificaciones más simples e inimaginables. La voz que ya no le dice de historias, ni de Scheherezada, ni de música, ni de imágenes. Por escuchar esa voz un poco más, habría revivido los libros de la Biblioteca de Alejandría, y le enlistaría un saco de dudas, para volver a hablarle y quedarse ahí, del otro lado del auricular, escuchando hasta aliviarse, hasta no retener otros sonidos, hasta aprenderse su voz.

Lucía (sin Serrat) rememora esas manos que no llegan con algún atardecer para irse por alguna calle transitada. Las mismas manos que ahora ponen a prueba su paciencia, porque tiene que verlas de soslayo, sin detener la mirada. Solo quien ha perdido el aliento por unas manos puede comprender ese desespero de tenerlas cerca, sin rozarlas.

Quisiera perderse en sus ojos. Los ojos de los que una vez apartó la mirada para esconderse en lágrimas, por no soportar más nombres en aquellas pupilas. Por no hacer más oscura la noche.

En el laberinto en que se encuentra no hay hilos de Ariadna como en la mitología griega. Le salvaría seguir el rastro de su voz, de sus manos, de sus ojos… pero ya no están.

Read Full Post »

Lodazal

dreamerTodo lo siente pantanoso allá, donde antes estuvieron sus pies. Parece que se hundiera el suelo, pero no. No es el suelo precisamente lo que se hunde. Se hunden muchos pies, muchas manos, muchas bocas. Pero no el suelo. Todo se siente quebradizo allá, donde antes estuvieron sus ojos. Parece que se estremecen las paredes, pero no. No son las paredes precisamente las que se estremecen. Se estremecen los techos, las palabras, la piel. Pero no las paredes. Allá, donde antes estuvieron sus pies y sus ojos.

Read Full Post »

Manos

Adoro las manos. Mientras otras personas dicen sucumbir al encanto de los ojos, yo me enamoro de las manos.

Las manos también son sinceras. Ellas dicen si trabajan, si acarician, si quieren irse con otra mano por las calles de cualquier ciudad, por los trillos de cualquier sendero, por los muelles de cualquier mar…

Yo adoro ponerlas a jugar en la lluvia, un juego inocente cuya única regla es probar cuántas gotas atrapo. O dictarles párrafos enteros para que tecleen ágilmente para que no escapen las palabras.

Adoro las manos, pero tengo manos que nadie sostiene. Por eso las regalo a mis amigos. Ellos siempre saben cuidarme la sencillez.

Read Full Post »