Ala rota

¿Te acuerdas, papá, cuando encontré aquel pájaro con un ala rota, y lo puse en tus manos y con mi inocencia de niña te dije: “Arréglala”? Arréglala. No “Cúrala”, sino “Arréglala”. Arréglala -como arreglabas el fogón, o mi librero, o los zapatos viejos. Arréglala -porque tú lo arreglas todo. ¿Te acuerdas? Y cuando estuvo sana... Leer más →

Anuncios

Magia

Cuántas veces subí las escaleras para mirar tus ojos, para hojearlos… … Y sigue subiendo, y sigue cayendo, ante el deseo de esa sola sonrisa. Lo mira mientras ríe, le encanta que le encante esa risa de niño grande que llena todo de energía, como las famas y cronopios de Cortázar, como las noches estrelladas... Leer más →

ocaso

La última vez que intentó perderse en sus ojos, ya no había espacio. Estaban llenos de atardeceres.

reconstrucción

Él la ve de lejos y tal vez no repara mucho en ella, pero ella queda ahí, frente a él. Él se irá pronto, ya se ha llevado en los ojos cuanto ha querido, también a muchas como ella. Ella queda como siempre: inmóvil. Otros como él, otros distintos de él, la han habitado. Y... Leer más →

Confesional

Perdóname si hoy busco en la arena/ esa luna llena que arañaba el mar… Serrat   Perdóname por esto –le escribe. Y vuelve a las confesiones que no le hizo aquella vez. Las que le hace a destiempo, las que le hace ahora bajo el efecto de la lejanía, de los ojos que ya no... Leer más →

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: