Delirios de abril

Te vi. Y lo declara casi con un vestido y un amor, como con Fito Páez: “yo no buscaba a nadie, y te vi”. ¿Dónde? En mis sueños, anoche. Y en mis pensamientos, hoy. Te vi. Y le recuerda los versos que moldeó Galeano, cuando trataba de espantarse un recuerdo enraizado: “No consigo dormir. Tengo... Leer más →

Anuncios

alive

Sabe que vive porque la sangre le recorre caliente. Sabe que se desmorona porque la sangre fluye lento. Vive y se desmorona constantemente. Un ancla. Hace años, cuando sintió que los destrozos le ganaban, le prestaron un ancla para que se sujetara bien a la tierra. “Porque andas por las nubes, con la cabeza en... Leer más →

Lodazal

Todo lo siente pantanoso allá, donde antes estuvieron sus pies. Parece que se hundiera el suelo, pero no. No es el suelo precisamente lo que se hunde. Se hunden muchos pies, muchas manos, muchas bocas. Pero no el suelo. Todo se siente quebradizo allá, donde antes estuvieron sus ojos. Parece que se estremecen las paredes,... Leer más →

Des – ilusiones

De vez en cuando vuelven a aflorar las traiciones, las miradas de reojo, el puñal que a veces se cansa de colgar y cae... “De todo queda alguna experiencia”, me dice mi abuela. Pues sí, experiencias, desilusiones … “Todo pasa y todo queda/ pero lo nuestro es pasar/ pasar haciendo caminos/ caminos sobre la mar...”,... Leer más →

Mi pedacito de mundo

No soy perfecta, ni quiero serlo. Me equivoco y aprendo de los días malos. Ando medio despistada, abordo ómnibus hacia rutas que no son las mías, persigo personas porque tienen cierto parecido con algún amigo. Digo frases incoherentes cuando tengo mucho sueño, y hasta podría describir una palabra a fin de que alguien la pronuncie... Leer más →

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: