Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘personas’

Hace poco, en un semáforo, una mujer desde su coche le daba algo de comer a uno de los hombres que vendían (acaso cambiaban) flores por unas monedas. El hombre agarró la comida, feliz, y se sentó a compartirla con otro de los que -al igual que él- necesitaba algún alimento que llevarse a la boca aquella tarde. Entonces una amiga me dijo que a veces los que menos tienen son los que más comparten. Hoy esta imagen me lo ha recordado.

Read Full Post »

quc3a9-es-periodismo-narrativoI close my eyes
Only for a moment
And the moment’s gone
All my dreams
Pass before my eyes
That curiosity

Dust in the wind
All they are is dust in the wind

Kansas

 

 

Había una vez…

Pero no, esta historia no empieza así. No existió un “Había una vez…” Las historias así requieren tiempo, mucho tiempo, y ellos solo tuvieron los días justos para describirse a medias, conocerse a medias, y lanzarse, también a medias, a un intercambio breve, brevísimo, de palabras.

Existieron letras que iban y venían de un continente a otro, de un país a otro, de una persona a otra. Luego fueron imágenes. Mezcla de palabras, fotografías que se complementaban, y los complementaban.

Es posible, claro que es posible, querer saber de alguien que apenas conoces. Y pedirle fotos de lo que ve, e intentar ver a través de sus ojos. Y querer un dibujo del atardecer, un dibujo con palabras.

No. No existió un “Había una vez…” porque las historias así requieren tiempo, y ellos en definitiva no se verán ni conversarán. Solo pretendieron construir un espacio digital y entrañable donde contarse sus historias con letras e imágenes.

Y así fueron quedándose… Y así fueron yéndose.

En definitiva los puentes digitales suelen ser efímeros, como el polvo en el viento…

Read Full Post »

bonitaParque de mi ciudad, 7:30 pm. El viento soplaba, mezcla de temporal anunciando tormenta, truenos, lluvia.

Mi saya –por encima de las rodillas- se negaba a obedecerme. El bolso en una mano, la sombrilla en la otra. La saya y el pelo al viento.

Guardé la sombrilla, a fin de liberar mis manos y poder mantener la pieza de ropa en mi cuerpo. Pegada al cuerpo, y no bailando libre al viento.

Mientras atravesaba el parque de un extremo a otro –por entre tantos bancos, personas, estatuas- pensé en la mala elección de una saya para ese día. Una saya de tela que estaba a punto de salir volando. Toda una odisea por mantenerme vestida.

Ya estaba llegando al otro extremo del parque, a punto de quedar a salvo entre calles estrechas y portales. A salvo de que la saya se alzara más de unos centímetros, pues ya en ese momento yo la tenía agarrada con ambas manos.

Estaba casi a salvo cuando un hombre, tal vez ansioso al ver mi lucha contra el viento –pero con intenciones diferentes a las mías- gritó. Un grito que hizo que otros se volvieran a ver qué sucedía.

Yo implorando que el viento se calmara, que la saya se calmara. Y él ciertamente invitaba al viento a arremolinar toda mi ropa.

Ahí, a unos pasos de salir del parque, noté la desesperación de aquel hombre. Gritó. Gritó alto, sin disimulo:

— ¡Sopla! ¡Sopla, viento, que tú eres macho!

Read Full Post »