piedras

Hacía años que no lanzaba piedras, mucho menos en dirección al cristal que le impedía seguir el camino. Romperlo y seguir… “Amélie no tenía un hombre en su vida, lo habían intentado pero el resultado nunca había estado a la altura de sus expectativas. En cambio, cultiva el gusto por los pequeños placeres: hundir la... Leer más →

Estado de sitio

                  No escriba. No exista. No piense./ Ame usted si lo desea, ¿a quién le importa nada?/ No es a usted a quien aman, compréndalo, renuncie gentilmente./ Piense en las estrellas e invéntese algunas constelaciones./ Hable de todo cuanto quiera pero no diga su nombre verdadero./ No se palpe usted el fantasma que lleva debajo... Leer más →

brevedad

I Escribir –decía Montserrat Roig- es un juego de solitarios. Vivir a veces también lo es. II Como bola de billar que rueda -de un lado al otro, siempre a golpes- así pasa el tiempo suyo. El suyo –cree- va de un lado al otro, entre golpes…

Francisquito y Ángel

Una historia escrita en y por Trinidad…   Hace poco leí que “lo mejor de los amigos es cuando nos regalan otros amigos. Obsequian pedacitos de vida”. Uno de esos seres que la vida convierte en hermanos –a los que nos unimos aunque no tengamos igual mamá y papá- acaba de compartir amigos conmigo. De... Leer más →

de todo menos piedras

Cada vez que alguien me pregunta qué alimento no me gusta, “¿qué no comes?”, recuerdo y rehago esta historia de mi hermano. Él siempre tuvo buen apetito. De niño le preguntaron exactamente eso, “¿qué no comes?”, dice mi mamá que la miró y desde sus escasos tres años dijo: “Yo como de todo menos… piedras”.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: