Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Real Madrid’

mar_EE.UUMirar el río hecho de tiempo y agua/ recordar que el tiempo es otro río,/ Saber que nos perdemos como el río/ Y que los rostros pasan como el agua.

Jorge Luis Borges

 

 

Cada 13 de febrero es su cumpleaños. Así desde 1983. Ella sabe que debe dejar la tarjeta de felicitación un día antes y un día después, porque un solo día no basta. A fin de cuentas él le ha regalado más que una tarjeta.

Él le regaló dos de las lecturas más imprescindibles de su vida: Hamlet, y La insoportable levedad del ser. La introdujo en Milán Kundera y ella no salió igual.

Él le regaló la sinceridad y el respeto, y las largas conversaciones sobre lo humano y lo divino. Le regaló la amistad de quienes se reconocen hasta en lo oscuro, y se aprenden a fuerza de mirarse. (De quienes saben que solo discutirán visceralmente por dos camisetas de fútbol, porque ella nunca será madridista, porque él nunca será culé).

Se comparten las fidelidades más auténticas, y aun en la distancia, sin testigos y sin alzar voces, continúan uno en defensa del otro, con el compromiso intacto de rescatarse a fuerza de verdades.

“Cumplo 24” –le dice. “24 + 10” –añade con la sonrisa irónica que lo caracteriza. La sonrisa irónica y ladeada, y le parece que esa forma de decir su edad es, como todo lo suyo, muy original.

Entonces ella cree que no lo ha felicitado lo suficiente; pone en su honor una playlist diversa, como él suele hacer, que incluya todos los géneros. Como hacía en tiempos de universidad, cuando lo conoció. Relee la Poesía de poeta y de loco que él tenía, y queda así, invocándolo, se le agolpan las letras y termina escribiendo todo esto. Para su cumpleaños.

Anuncios

Read Full Post »

Cristiano Ronaldo CR7A Michel Contreras, el tipo más antimadridista que conozco.

“Ponte en el lugar del otro”. Esa ha sido una constante en los consejos de mi abuela. Aun cuando -tratándose de determinadas personas que no me son afectuosas- he querido “ponerlas en su lugar” en vez de ponerme en su lugar…

Tanto he tratado de entender las razones de los demás que hasta he sido psicoanalista aficionada. Podría tener alguna charla con Freud. Aunque estoy segura que como yo, había cuestiones que tampoco él entendía.
He llegado al menos a tolerar lo que no soporto. Porque claro, más allá de mis juicios y gustos, existen otros.

Pero a veces soy visceral, sobre todo cuando me apasiono. Me hablan de fútbol y yo intento mantener la calma. Me los pintan de blanco y ya no puedo ponerme en su lugar… ¡Créanme, lo he intentado! Pero me sobrepasa. No acabo de descubrir por qué hay personas que le van al Real Madrid.

Read Full Post »

Camera a NYEn estos días vuelvo a Marquitos, uno de los niños que más me sorprende por su ingenio. Con él y su familia yo me siento como en casa.

Si nos envían juntos a algún lugar que implique cruzarle calles, él me asegura que esa es una misión secreta, que él es el agente 007 y yo su fiel asistente. Me muestra con qué desparpajo los seguidores del Real Madrid celebran una victoria, inventa historias chistosas que aflojan mi risa, y me comparte un puñado de videos y juegos.

Pero donde más coincidimos Marcos y yo es en captar al vuelo las frases o situaciones ridículamente absurdas, como citas mal adjudicadas al director del club Paris Saint Germain o a Messi, donde ubican al primero como descubridor del espacio exterior y al segundo como autor de un posible libro sobre mar, aviones y Juegos Olímpicos.

La noche de este domingo pasamos rápido por un canal de televisión. Transmitían un programa musical, “A puro corazón”… y un grupo invitado cantaba lo que pensaron el cenit de la metáfora. Luego de varias frases que entrecortamos con nuestra risa, alcanzamos a anotar esta: “Tú brotas de un rincón”.

Marcos hizo una pausa a la que siguió su carcajada. Lo miro y me explica. Entonces entiendo que aquella asociación que los cantantes suponían una conquista segura a cualquier mujer, en la mente de un niño de 11 años, ese “Tú brotas de un rincón” se transforma en: “la están comparando con una telaraña, un hongo, o el moho…”

Read Full Post »

¿Me decías?

Fui con un periodista al Morro. Con uno muy curioso que pregunta de todo a quienes cuidan las salas museables a fin de descubrir cuánto saben y descartar posibles erratas.

Caminamos cada una de las salas. Él iba preguntándolo todo, como niño curioso.

— Estas réplicas de las tres carabelas de Colón, ¿desde cuándo están aquí?
— “Ah, desde hace poco”.

— Y el altar de la capilla, ¿de qué siglo es?
— “Del XVII, XVIII o XIX”.

— Ah, ¿y dónde están los santos?
— “Los españoles se los llevaron”. A lo que otra trabajadora le rectifica: “no, en este altar estaban los tres Reyes Magos”.

— Y estos objetos de los aborígenes, ¿son originales?
— “Algunos sí, otros no” (Vaya, nada más le faltó añadir: los científicos están investigando)

Ya de salida visitamos la sala donde mediante cuadros y maquetas narran la toma de La Habana por los ingleses. En la puerta de entrada había dos escudos. Él me mira y sonríe, “¿y si le pregunto a la compañera de la sala de qué países son?” Yo le digo: no, vamos, que como hemos tenido el día, capaz que nos digan que por los colores se parecen a los del Barça y el Real Madrid.

Read Full Post »

La única vez que mi hermano y yo hemos coincidido con mi padre en cuestiones deportivas –además de las veces que se conforma el equipo Cuba- fue en un partido Barça- Madrid.

Mi papá siempre parece esperar a que mi hermano y yo apostemos por un equipo para él declararse partidario del contrario. Nosotros, como buenos hermanos de mami y papi, casi jimaguas según algunos y casi novios según otros, padecemos de las mismas concurrencias deportivas.

En cambio mi papá, para lograr un momento más ameno, se deshace en formar la contraparte. Vaya, como para balancear los resultados, los pronósticos, y hasta las emociones.

Eso nos pasa seguido cuando hay Mundial de Fútbol, Eurocopa, JJ.OO. o cualquier otra competición internacional que decida televisar la TVC. Entonces él hace rositas de maíz para todos, espera a nuestros primeros gritos de alegría o de contrariedad con el arbitraje y aparece para decir: “claro, si ustedes le van a X y Y es superior”.

Pero esta vez llegó antes del trabajo, no muy avanzado el juego, y cuando miró para la TV con todo un campo de azulgranas y blancos corriendo tras un balón soltó sin remilgos: “El Barcelona es mejor”.

Read Full Post »

Terminan los primeros 45 minutos del último partido Real Madrid- Barça. Aprovecho este instante después del goooooooooool de Leo Messi para llamar por teléfono a Marquitos.

Sé que él estará feliz con esta anotación porque- aunque aún no hay nada definido- a Casillas le acaba de marcar su ídolo del fútbol, el culé número 10, la Pulga argentina, el pequeño gran Messi.

Marquitos es uno de los niños más maravillosos que conozco. Y como el adjetivo está más que gastado, voy a definir el “maravilloso” que le otorgo a Marquitos: es educado, cariñoso, lee, alegra el día cuando se ríe, abraza a su mami y su papi, no dice malas palabras ni maldice, es muy optimista, imaginativo, tiene un arsenal de soldaditos plásticos que lo defenderían de cualquier posible ataque, dice gracias y permiso. Maravilloso, ¿verdad?

Cuando hace varios años me quedé por primera vez en su casa, me midió para saber si mi metro de ventaja cabía en su camita y podía dormir con él, me mostró sus libros sobre dinosaurios y me cantó canciones infantiles. Luego fue mi compañero de Scrabble y demostró cuán imaginativo podía ser con las palabras. Ahora comparte conmigo sus juegos, me los explica y se asombra cuando le pido permiso para ir a ver a mis otros amigos.

Recientemente estuve en su casa. Habana, una semana atrás. Esa tarde Marquitos fue a jugar fútbol al parque, su papá lo llevó al partido de las 5:00 p.m. donde sería Messi junto a sus amiguitos de escuela. Pero Messi también tropieza y cae, y Marcos tuvo la mala suerte de apoyar la rodilla sobre un cristal y ganarse en ese partido seis puntos… pero con hilo y anestesia. Al regresar estaba tan sonriente como siempre, no había soltado ni una lágrima mientras le cosían, porque, dijo: “qué niño no ha pasado alguna vez por esto”.

Vi otra vez el clásico duelo Barça- Madrid recordando a Marquitos, mas, esperé justo ahora, antes del segundo tiempo, cuando el árbitro manda a detener el balón en el intermedio. Lo llamo para escucharle alegre, para saber que la rodilla está casi sana, que le estuvo discutiendo al DT, al árbitro y a cuanta tarjeta sacaron para el Barcelona. Lo llamo para decirle que lo quiero, y para quedarme con su “yo también”.

Yo podría asegurar que Marcos quiere ser como Messi, que le apasiona el fútbol y sabe lo que quiere, pero me tienta pensar que todos saldríamos ganando si Messi quisiera ser como Marcos.

Read Full Post »

El asunto fue más o menos así: el muchacho llegó a la redacción del periódico un día de duelo entre el Real Madrid y el Barcelona.

Casi todos en el lugar pedían victoria para los azulgranas y esperarían allí las dos horas que faltaban para el partido. Pero el muchacho llegó, y anunció que él apostaba por el Madrid.

“¡Por favor, no me digas que eres de los merengues!” Solo eso dije, y a él le pareció ofensa. Tal vez creyó que le estaba diciendo flojo, o algo parecido… “¿por qué me dices eso?”

Lo remití directo al médico…o sea, a Mayli, la colega que escribe de deportes, para que ella hiciera uso de su estoicismo  y le explicara. “Ah, ya entendí, mira, eso no lo sabía”. “Bueno, al menos dime que sabes quién es el director”. “No, este… es que yo estoy empezando en esto del fútbol, y en realidad…” “Bueno, los mejores jugadores… seguramente sí sabes quién es el portero”.

Casi agotando la paciencia a Mayli, y ante la sorpresa de los que estábamos, el muchacho respondió: “No, es que de verdad estoy empezando empezando en esto del fútbol”…Seguro, casi no nos dimos cuenta… ¡merengue!

Read Full Post »