Abril

Nunca más volvió a escuchar Quién me ha robado el mes de abril sin acordarse de su copa de vino tinto. Cuentan que allá, en los Madriles, hasta Sabina lo supo a gritos.

corazón coraza

 Él le cantó al oído: “Que el maquillaje no apague tu risa…” Ella aprendió que cuando se cortan de tajo las risas, hay fisuras que el maquillaje no puede tapar. “Aunque esta herida duela como dos…” y el corazón vaya haciéndose, otra vez, corazón coraza.

Delirios de abril

Te vi. Y lo declara casi con un vestido y un amor, como con Fito Páez: “yo no buscaba a nadie, y te vi”. ¿Dónde? En mis sueños, anoche. Y en mis pensamientos, hoy. Te vi. Y le recuerda los versos que moldeó Galeano, cuando trataba de espantarse un recuerdo enraizado: “No consigo dormir. Tengo... Leer más →

Si nos dejan…

Júrame Que aunque pase Mucho tiempo Nunca olvidaré el momento En que yo te conocí. (Una canción de por ahí…)     A veces quienes dicen no prometer nada en absoluto son los primeros en caer en la tentación y el juramento. Se juran, por ejemplo, un café en la mañana, un ramo de romerillos,... Leer más →

Mírame

Deja que te hable de mis sueños que tras el tiempo se escondieron pero que contigo han vuelto. Jarabe de Palo (Realidad o sueño)     Te miro y tiemblo, como en aquella canción que nunca escuchamos. Tal vez por la lluvia y lo gris del día –o a pesar de la lluvia y del... Leer más →

Un huracán me trajo a Sabina

Los huracanes me asustan al borde de las lágrimas. Desde niña, cuando el techo de mi casa se quebraba un poco más cada año y los vientos se enfurecían contra mi isla caribeña. Cada huracán me arrancaba de tajo las sonrisas. Fueron los días más infelices que recuerdo. Aun hoy, cuando el techo de mi... Leer más →

…por derribo

Hubiera querido escribir otra canción, pero de golpe le salió, en solo 19 días y 500 noches: “Lo nuestro duró/ Lo que duran dos peces de hielo/ En un güisqui on the rocks”. Alguien más derribó las guitarras en ese justo momento.

Retazos

Al despertar solo eso tenía: retazos. Una nota escrita a mano, justo al lado de su almohada, donde se suponía estaba otro cuerpo. “Puedo ponerme cursi y decir que tus labios me saben igual, que los labios que beso en mis sueños”. … “Los besos que perdí, Por no saber decir: te necesito”. Y la... Leer más →

Lo que no diré nunca, ni aunque me torturen

“Tomás se decía: hacer el amor con una mujer y dormir con una mujer son dos pasiones no sólo distintas sino casi contradictorias. El amor no se manifiesta en el deseo de acostarse con alguien (este deseo se produce en relación con una cantidad innumerable de mujeres), sino en el deseo de dormir junto a... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: