Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Santa Clara’

“Me voy pal´ Clara” –así resumía un amigo su viaje a la ciudad natal.

“Te veo en el Clara”. Y sí, nos veíamos en ese pedazo de terruño que compartíamos porque habíamos tomado de las mismas aguas desde el nacimiento. Las raíces todas quedaron allá, a kilómetros de donde estamos ahora, océano de por medio. Guardadas en el Clara que no sabe de mar.

Fuimos al mismo estadio de pelota, ese que él después bautizaría como su templo. “Porque al Sandino se va a reír, llorar, hasta a rezar…porque una vez que eres del Clara, no hay vuelta atrás, se convierte en el mejor equipo del mundo aunque no gane desde la infancia”.

Y la trova… Hay mucha trova en el Clara. Y hay un Mejunje. Y un parque Vidal con un niño que refresca las tardes calurosas con el agua que sale de su bota agujereada.

Allá en el Clara dejamos los recuerdos primeros, a los que se regresa una y otra vez. Y los olores y la música que se nos cuela.

El Clara hoy está de aniversario. 328 años de su fundación, y esta noche habrá concierto del trío Trovarroco. A mí me encanta el trío Trovarroco, me encanta recorrer la ciudad cada 15 de julio, me encanta aprendérmela por sus olores y misterios. Santa Clara… Mas, esta vez le quedo lejos.

Yo haré –contigo en la distancia– mi propio concierto de Trovarroco y brindaré largamente a la salud del Clara.

Anuncios

Read Full Post »

poemamanosRegresar a la universidad de donde me fui graduada hace cinco años, y de donde me fui luego de impartir clases por cuatro años más, me hace pensar que en verdad no regreso. Nunca me fui.

Ya cantaron antes esto que hoy hago mío: “Uno vuelve siempre a los viejos sitios donde amó la vida…”

Volver. Y reencontrarme con un maestro de la crónica que admiro y adoro, y escucharle decir que “La crónica es un género epiléptico”. “La crónica es el eco de las cosas en mí”, y que “El periodismo es más que palabras”.

Periodismo. Palabras. Crónicas. Remembranzas. Conmoverse.

Vuelvo a los viejos pasillos, a la biblioteca central, a esconderme en mis recuerdos –incluso los que parecían perdidos, se tornan nítidos.

Vuelvo. Y quisiera creer que dentro de unos días no me voy. Que nunca me he ido. Que nunca voy a irme del todo.

Read Full Post »

Higinio VélezHiginio Vélez, Comisionado Nacional de Béisbol, ha puesto el zapato encima del reglamento de ese deporte, aprobado en su presencia y explicado por él mismo en el programa Mesa Redonda de la televisión cubana… y de paso, dio una patada a la ética beisbolera (aunque el deporte que dirige sea béisbol y no futbol).

Este domingo, justo en el primer inning del último juego de la subserie Villa Clara-Ciego de Ávila, el pitcher abridor Vladimir García lanzó la pelota encima del bateador Ramón Lunar y claro, lo golpeó.

Como Lunar jonroneó dos veces el día anterior, y en la conclusión de otra Serie Nacional -luego de atrasar tantas veces el juego por lluvias, cuando al fin se reanudó, al primer lanzamiento del propio Vladimir García, Ramón Lunar le dio el batazo definitivo- y en otras ocasiones García le ha propinado pelotazos a Lunar… Con todos esos antecedentes el árbitro principal, Lorién Lobaina, determinó que el pelotazo había sido intencional, y expulsó al pitcher del terreno.

Roger Machado -director de Ciego de Ávila- y el delegado Raúl González, en la protesta también resultó expulsado por Lobaina, y la decisión de los avileños fue recoger los maletines (literalmente) y abandonar el estadio –aún a sabiendas de que estaban en el octavo lugar de la tabla de posiciones y por tanto, a riesgo de salir de la zona de clasificación.

El juego no fue televisado, solo estaba siendo transmitido por la emisora villaclareña CMHW, en cadena con la avileña Radio Surco. Por eso no entendí cómo Higinio Vélez, desde su casa en La Habana, pudo hacer uso de su “imparcialidad” cuando lo llamaron por teléfono, pedirle a Roger Machado que el equipo de Ciego debía volver al terreno, y de paso decidir –desde su casita de La Habana- que el árbitro Lorién Lobaina debía ser sustituido.

¡¡¡!!!

En el Reglamento que el propio Higinio Vélez presentó y explicó a inicios de esta Serie Nacional, se establece que en estos casos de protestas, cuando el equipo abandona el terreno tiene un margen de 5 minutos para regresar a jugar, de lo contrario, se declara como ganador al equipo contrario. Este domingo el equipo de Ciego de Ávila estuvo ¡28 minutos! con los maletines recogidos, y no se aplicó el Reglamento. Incluso Ramón Moré –director de Villa Clara- reclamó la demora, pero no procedió, porque Higinio estaba in situ pisoteando el Reglamento, y él es el que manda…

Por cierto, el mismo Reglamento establece que un árbitro principal solo abandonará el terreno si se siente mal (y en esta ocasión Higinio Vélez desde su casa en La Habana, sin presenciar el partido, había sustituido al principal Lobaina, por Blas Guillén). Desde la emisora radial, el narrador Normando Hernández, alarmado por lo que estaba sucediendo, afirmó irónicamente: “sí, seguro que la Comisión Nacional enfermó a Lorién Lobaina”. El mismo narrador explicó todo lo que estaba sucediendo en el banco del equipo y de la llamada que Vélez realizó a Roger Machado.

Los miles de espectadores que ocupaban las gradas se preguntarían dónde estaban los valores éticos y morales, cuando entre ellos tenían niños presenciando aquel espectáculo. Ellos habían pagado para entrar al estadio Sandino a ver el juego, y ahora estaban siendo burlados.

Después de 28 minutos el equipo avileño tuvo deseos de jugar, y ya Higinio Vélez, desde La Habana y con toda su “objetividad” e “imparcialidad” había “arreglado” el juego y el Reglamento…

Mientras la autoridad conferida a ese señor le sirva para jugar a ser Dios y pasar por encima de las leyes establecidas –del reglamento común para todos- y puede decidir quién tuvo la razón sin presenciar el partido…Mientras Higinio pueda quitarle la autoridad a un árbitro en medio de un juego de pelota y echar por tierra la ética…

Mientas eso pase, me va a seguir pareciendo que todos los aficionados del estadio, los peloteros, y hasta los que van a vender maní, todos absolutamente todos, son simples marionetas cuyos hilos mueve Higinio Vélez, amparado en su máxima figura de Comisionado Nacional de Béisbol. Entonces cada partido me va a parecer al Coliseo romano, cuando los gladiadores antes de enfrentarse miraban al César y decía: “Ave, César, los que van a morir te saludan”.

Read Full Post »

gatito_shrekLa noche estaba para no perderse. En el estadio Sandino de Santa Clara se jugaba el último partido de béisbol de la subserie Villa Clara- Industriales.

Anabel, Beatriz y Luis Yaim acordaron verse media hora antes en las afueras del estadio. Él no llegó –o no coincidieron en tiempo- y ellas, a la altura del tercer inning, se propusieron localizarlo.

Como Anabel estudia el 5to año de Periodismo y se ha pasado todos estos meses redactando su proyecto de Tesis, ideó una estructura de plan, más o menos así:

– Tema: La pérdida de un compañero de grupo (5to Periodismo) en el estadio Sandino.

-Objetivo general: Encontrar al susodicho.

-Objetivos específicos:
1- utilizar cualquier recurso disponible
2- falsear los datos del muchacho, a fin de que pasara por un niño de 9 años, para conmover a los presentes y no se negaran a ayudarlas.

Hipótesis: Luis Yaim estaba escondido en alguna parte del estadio para no compartir con ellas las rositas de maíz que seguramente estaba comiendo.

Categorías analíticas: estadio Sandino, Luis Yaim… (y para más dramatismo añadieron otra) niño perdido.

Decidida a no fracasar, Anabel subió a la cabina de transmisión para pedir un favor que comenzaba con una introducción parecida a la historia de Hansel y Grettel: “Compañero, mi primo de 9 años vino conmigo al estadio y se me perdió. Ahora no sé en qué parte está”. Y para emocionar al tipo, puso cara de lástima –casi de llanto- para añadir: “¡debe estar tan asustado!” Y para si el locutor todavía tenía dudas de lo que debía hacer, le soltó: “Si usted pudiera llamarlo por el audio…”

El hombre se conmovió, aconsejó que no debía mencionarse que se trataba de un niño de 9 años porque ya estaba grandecito, que más efectivo para todos era sugerir que era un niño pequeño, y que en caso que eso no resultara, le dijera para movilizar al cuerpo de policías del estadio.

Entonces el locutor tomó el micrófono, abrió el sonido externo y retumbó con su voz al Sandino y un poquito más allá:

“Al niño Luis Yaim Martínez que está perdido en este momento, su prima lo estará esperando a la salida del estadio, frente a la guagua del control remoto”.

“Repetimos. Al niño…”

Read Full Post »

MejunjeDice un amigo que Santa Clara es una ciudad prostituta –o prostituida. Le pregunto por qué. Me dice que le abre las piernas a todas las modas, las tendencias, los movimientos artísticos, literarios, que acoge varios estratos sociales y que hasta tiene un adjetivo que la identifica: es tolerante.

Tolerante. Y menciona varios lugares donde la ciudad tiende –según él- a prostituirse. Señala el Mejunje, un centro cultural que desde hace más de 15 años aboga por la diversidad sexual, cultural… y donde las paredes del patio están pintadas de grafitis, y me muestra uno que dice: “no a la prostitución, sí al sexo gratis” y en la cafetería del lugar hay una escultura hermafrodita. Me pregunta si este no es suficiente ejemplo.

Habla del reparto Condado, famoso por su marginalidad, pero donde puedes ir a comprar cualquier cosa que se te ocurra. “¿Qué quieres, un pedazo de cometa, un casco de astronauta, un avión de la II Guerra Mundial?, me dice, ¡pues ve al Condado!”

Sigue, y menciona el malecón. Sí, porque Santa Clara es la única ciudad de este país que no tiene mar, ¡pero tiene malecón! Y el “malecón” en cuestión es el muro que colinda con el teatro principal, y donde se reúnen muchos jóvenes a tocar guitarra, fumar, conversar, y llamarle malecón a ese espacio que queda a más de 50 kilómetros del mar.

Me expone además, que en esta ciudad vienen escritores a buscar sus “musas” y cantantes a decir que como este público hay pocos… ¿nunca te has preguntado qué pasa? –me cuestiona- y me cita un caso más sustancial para él: imagínate que a los integrantes del equipo provincial de beisbol los hospedan en otro municipio, a kilómetros de distancia, para que “puedan descansar”, sino las novias no los dejan…

Cuando yo lo dijo -exclama entre indignado y asombrado- que esta ciudad de santa nada más tiene el nombre.

Read Full Post »

Me invitaron a un panel sobre periodismo cultural en el contexto de la Feria del Libro en Santa Clara. Decliné la invitación y alegué que no tendría qué decir ante tantos otros que estarían. Pero me insistieron y convencieron. (Casi tienen que tentarme con café) El encuentro sería a las 2:30 pm de este sábado y yo amanecí en La Habana, a más de 300 kms y de 4 horas de viaje…

La madrugada anterior escribí –a lápiz y en la única libreta que tenía en ese momento- estas letras que leí:

Cuando Alexis Castañeda me invitó a hablar de periodismo cultural pensé que se trataba de una broma, por aquello que me repitieron tantas veces cuando yo aún no superaba el medio metro de estatura: “cuando los mayores hablan, los niños se callan”… y esta vez sería yo la más pequeña –en edad y tamaño.

Pero él me dijo que era en serio, y entonces sentí el mismo desafío, los mismos nervios, la misma tensión que ante la cuartilla en blanco. ¿Qué decir de periodismo cultural sin repetir palabras de Fernando Rodríguez Sosa, Mercedes Rodríguez, Yandrey Lay o el mismísimo Alexis?

Por esas extrañas asociaciones de la mente pensé, pues, en dos periodistas amigos: Michel Contreras y Luis Sexto.

Michel Contreras escribe de deportes, es fanático al Barça y al beisbol. Hace predicciones en atletismo y se la pasa escuchando a Joaquín Sabina o Amy Winehouse.

Luis Sexto escribe generalmente –para los impresos- de política nacional. Es fanático al periodismo literario, a los manuales de estilo. Se arriesga a entender la economía. Y aunque en su juventud escuchó a Nino Bravo, ahora se detiene más en Andrea Bocelli.

Los dos son talentosos. Y cultos. Conocen de Quintiliano como de Quevedo. De James Joyce como de Dulce María Loynaz. De Truman Capote como de Elena Poniatowska…

Los dos, además, podrían hacer periodismo cultural. Y lo creo por varias razones; por ejemplo: afirman que las personas son más que aquello que ejercen, y que en cada uno hay una historia. Que en todo tema existen matices. Que una obra es más que su sinopsis. Que al escribir no se debe descuidar ni la forma ni el contenido. Que a veces se carece de tiempo, o de espacio para publicar en un medio, pero esa no es excusa para cumplir burocráticamente con la información.

Lo creo, sobre todo, porque coinciden en que para hacer periodismo en cualquier temática es necesario antes leer, leer mucho, y vivir. Y escribir solo cuando tenemos algo que decir.

Lo creo, en definitiva, porque si les pregunto qué se precisa para hacer periodismo cultural, seguramente me desafiarán con una hoja en blanco, y quedaré tan nerviosa, tan tensa, como cuando Alexis Castañeda aseguró que era en serio, muy en serio, mi presencia en un debate donde –aunque los mayores hablen- los niños no tenemos que hacer silencio.

Read Full Post »

C-A-F-E

caféMarian me visitó para caminar y conversar hasta el cansancio. Pero antes de emprender la jornada nos fuimos a tomar café.

Con un tacita delante me dice: “el café, niña, se toma como dice mi papá”:

Caliente
Amargo
Fuerte
Escaso

Y me deja pensando, porque en verdad los tres primeros requisitos los necesito, ¡totalmente! Pero por favor, que el último no se haga realidad…

Read Full Post »

Older Posts »