Estruendos

Se derrumba una parte de la ciudad y se desborda el río. El poeta muere con una esquela en su mano: “Son las dos de la tarde. Tener amigos por solo una semana, es el oficio más triste del mundo. Y he aquí que los viajeros se consuelan dando una falsa dirección: disimulan sus lágrimas... Leer más →

Anuncios

Ojalá

Ojalá que no pueda tocarte ni en canciones. Silvio Rodríguez     Ojalá… Si yo supiera escribir como Silvio Rodríguez (quien creo que también merece un premio literario, como Bob Dylan), reconstruiría el mundo con palabras, como ellos saben hacer. Reconstruiría, sobre todo, mi mundo. Y me reconstruiría a mí. Escribiría de tristezas y dolores,... Leer más →

48 minutos

48 minutos estuvimos hablando vía telefónica. A mí, que no me gusta quedar mucho rato pegada a esos aparatos, y sin embargo, fue una conversación tan amena que la sentí frente a frente, como si estuviéramos en un café, en un parque, u otra vez en la sala de su casa. Hace tanto que dejamos... Leer más →

Desvíos

En carne propia sentí la estocada. La pregunta –que tantas veces he hecho a otros- me era devuelta. ¿Estás bien, no vas a volver a escribir? Sentí que la vergüenza me sacudía. Y pasaron muchos segundos antes de recordar que tengo un blog, que escribo, que me llamo Leydi, que no me gusta mi nombre,... Leer más →

Dust in the wind

I close my eyes Only for a moment And the moment's gone All my dreams Pass before my eyes That curiosity Dust in the wind All they are is dust in the wind Kansas     Había una vez… Pero no, esta historia no empieza así. No existió un “Había una vez…” Las historias así... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: