Distancia focal

No puedo dormir sin mirarte, ¿sabes? Ya se apagaron las luces, ¡qué fotos me estoy perdiendo! Si no hubiera desaparecido aquella farola que tantas confesiones nos escuchó, te raptaría una vez más hacia allá, y bajo su luz te diría todo esto, y volvería a tomarte esta fotografía. Ya no existe ni una piedra en... Seguir leyendo →

Anuncios

Ala rota

¿Te acuerdas, papá, cuando encontré aquel pájaro con un ala rota, y lo puse en tus manos y con mi inocencia de niña te dije: “Arréglala”? Arréglala. No “Cúrala”, sino “Arréglala”. Arréglala -como arreglabas el fogón, o mi librero, o los zapatos viejos. Arréglala -porque tú lo arreglas todo. ¿Te acuerdas? Y cuando estuvo sana... Seguir leyendo →

ocre

El otoño arrancó las últimas hojas que quedaban de su verano. Esa tarde el invierno llegó más frío y descolorido.

Tu fantasma

"En ti pensé al ver a tres o cuatro niños que pescaban en el río. Un río que, aun tan sucio —o tal vez más por ello—, sigue siendo la metáfora perfecta de todo el tiempo que se va. Sé que no tardarás en entender mi obsesión por el tiempo, especialmente ahora que mi tiempo... Seguir leyendo →

Ojalá

Ojalá que no pueda tocarte ni en canciones. Silvio Rodríguez     Ojalá… Si yo supiera escribir como Silvio Rodríguez (quien creo que también merece un premio literario, como Bob Dylan), reconstruiría el mundo con palabras, como ellos saben hacer. Reconstruiría, sobre todo, mi mundo. Y me reconstruiría a mí. Escribiría de tristezas y dolores,... Seguir leyendo →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: