Delirio

Meterse en una maleta e irse no es tan fácil como se escribe. A veces hay que acudir a cierta melodía que nunca habrías vuelto a escuchar de no ser por el puñado de añoranzas que se te clavan en el cuerpo. Me decido a tararearte todo lo que se te extraña desde el siglo... Leer más →

No lo olvides

Cuentan que le pronunció una frase contundente, de esas que no se arrancan fácilmente del patio de la memoria y mucho menos podría cubrir la maleza. Ahora él recuerda su voz, y al término, su petición: “No lo olvides”. No lo olvides. ¿Cómo olvidar esto? –pensó- ¿Cómo? Polvo en el viento se hizo, y no... Leer más →

Quién

Primera carta de Eva a Adán: Si algún día aprendo a sacar música de una guitarra, si mis manos torpes no rompen las cuerdas, o si las cuerdas no rompen mis manos, llevaré hasta tu ventana una pequeña serenata diurna. Una serenata que bien podrías pedirle a Silvio, ese Silvio que tanto te gusta, que... Leer más →

Desvíos

En carne propia sentí la estocada. La pregunta –que tantas veces he hecho a otros- me era devuelta. ¿Estás bien, no vas a volver a escribir? Sentí que la vergüenza me sacudía. Y pasaron muchos segundos antes de recordar que tengo un blog, que escribo, que me llamo Leydi, que no me gusta mi nombre,... Leer más →

No te enamores de ella (advertencia a destiempo)

“La cobardía es asunto de los hombres, no de los amantes. Los amores cobardes no llegan a amores, ni a historias, se quedan allí. Ni el recuerdo los puede salvar, ni el mejor orador conjugar”. Silvio Rodríguez     Él le dijo TE QUIERO de veinte formas posibles. Con sustantivos, con adjetivos, con verbos, con... Leer más →

Confesional

Perdóname si hoy busco en la arena/ esa luna llena que arañaba el mar… Serrat   Perdóname por esto –le escribe. Y vuelve a las confesiones que no le hizo aquella vez. Las que le hace a destiempo, las que le hace ahora bajo el efecto de la lejanía, de los ojos que ya no... Leer más →

Anacronismos

No, espera –me dice- mientras trata de silenciar mis palabras. Espera. Y yo, cansada de esperar. Cansada de repetir el esquema de los tres monitos que todos dicen sabios porque no ven, no oyen, no hablan…y yo siempre he creído que no son sabios, sino monitos censurados. ¿Cómo pueden vivir sin ver, oír, hablar? ¿Cómo... Leer más →

Voces

Hay voces que me atormentan, que no soporto escuchar, que esquivo. A esas las destierro de mis espacios habituales, y tampoco las haré coincidir aquí. Hay otras voces. Voces como sus personas. Imprescindibles. A esas las añoro. Las invoco hasta con el pretexto más nimio, a fin de escucharlas. Llamo a un amigo en medio... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: