Delirio

Meterse en una maleta e irse no es tan fácil como se escribe. A veces hay que acudir a cierta melodía que nunca habrías vuelto a escuchar de no ser por el puñado de añoranzas que se te clavan en el cuerpo. Me decido a tararearte todo lo que se te extraña desde el siglo... Leer más →

Anuncios

No lo olvides

Cuentan que le pronunció una frase contundente, de esas que no se arrancan fácilmente del patio de la memoria y mucho menos podría cubrir la maleza. Ahora él recuerda su voz, y al término, su petición: “No lo olvides”. No lo olvides. ¿Cómo olvidar esto? –pensó- ¿Cómo? Polvo en el viento se hizo, y no... Leer más →

Quién

Primera carta de Eva a Adán: Si algún día aprendo a sacar música de una guitarra, si mis manos torpes no rompen las cuerdas, o si las cuerdas no rompen mis manos, llevaré hasta tu ventana una pequeña serenata diurna. Una serenata que bien podrías pedirle a Silvio, ese Silvio que tanto te gusta, que... Leer más →

Desvíos

En carne propia sentí la estocada. La pregunta –que tantas veces he hecho a otros- me era devuelta. ¿Estás bien, no vas a volver a escribir? Sentí que la vergüenza me sacudía. Y pasaron muchos segundos antes de recordar que tengo un blog, que escribo, que me llamo Leydi, que no me gusta mi nombre,... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: