Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘post’

Recibí tres cuestionarios para responder. Dos venían junto a nominaciones al premio Liebster Award (al parecer algo que está de moda), y otro para un perfil mío en un grupo de blogueros. En resumen, hay que responder 11 preguntas y decir –nominar- igual cantidad de blog, a los que debería hacerle 11 preguntas más. Agradezco a quienes me han incluido entre tantas interrogantes que comenzaron haciéndome Rosana Bejaga y Enrique Milanés.

Pero hoy voy a hacer algo más a mi estilo, voy a romper las pautas del premio y del grupo de blogueros, y sin manuales ni normas voy a mezclar todo y responder algunas interrogantes que me resultaron curiosas.

Y ya que estoy siendo irreverente me atrevo además a indicar antes cuáles son los blogs que más leo –que no necesariamente han sido 11.

Aclaro que, con la escasa conexión que tengo –a veces solo logro navegar par de veces a la semana y otras par de veces a la quincena- priorizo algunos blogs que son similares al mío por el matiz personal… Además no los organizaré por orden alfabético, sino según los encontré, unos primeros que otros, en la web.

Patria y Humanidad, de Luis Sexto. Coincidí con un amigo, de los primeros en enlazarlo y que lo mantiene, y me dijo: “a los buenos, a los clásicos, claro que tenemos que leerlos”.

La Polémica Digital, de Elaine Díaz. Ella, sin saberlo, ha sido la persona que más blogs me ha dado, pues desde el suyo pude conocer de otros que me atraparon, como El Aguacero, de Liliam Marrero; 42, de José González (telegonz); ZorphDark, de Alejandro Cuba; El blog de YAC, de Yudivián Almeida; El microwave, de Rafael González Escalona; o desde el Viejo Mundo, de Alberto Yoan Arego.

Me ha gustado leer El caimán sin muela, de Enrique Milanés.. Él desde sus silencios dice mucho. Por esa época en que yo aún no tenía estas botellas, encontré Un pedacito de Mar, de Marian Velázquez, y desde entonces la leo, porque me resulta muy original y sincera.

El cuartel de la crónica, de Michel Contreras, que alguna vez –supongo que pronto- lo reabrirá. Revisando las crónicas que Michel salvó en ese cuartel hallé una de un tal Charly Morales que luego rastreándolo por Google descubrí que era el dueño de Fufú con Empellas, de Leyendo periódico viejo… y que ese mismo gran Charly se hizo de un Callejero Naranja que no deja de impresionarme.

A los Ojos a la N, de Nyliam Vázquez llegué después, y tuve el placer de decirle al poco tiempo que la leía y que me gustaba cómo escribía. Ella casi se desmaya del susto –me dijo después- por tener delante a una lectora no virtual.

Por aquel entonces, aún sin un blog mío, leí también el Diario de una Hedonista, de Izmatopia (o Yesi Lugo, como la quieran llamar), una loca muy buena. Sí, porque últimamente al aferrarse a la felicidad se le llama locura.

Antes de mi era en la web me impactaron, además –y aún lo hacen- otros dos blogs: Cuba profunda, de Gisselle Morales, y Microcrónicas, de Yuris Nórido. A los dos los leo con avidez porque me atrapan desde la primera línea y tienen un no sé qué para llevarme hasta el final.

Luego comencé a escribir. En un post de un borracho se me coló Yaima Puig con sus Tintineos, y agradecí a los duendes de las botellas o de los mares, por acercar a mi blog a una amiga tan especial.

Y llegaron otros: Isla nuestra de cada día, de Carlos Luis Sotolongo, Crónicas obscenas, de Carlos Manuel Álvarez (que ojalá vuelva a inundar mis lunes), Epicentros, de Carlos Alejandro Rodríguez. Y así tuve a mis tres Carlos escribiendo en formato blog.

Conocí de cierta Sheyla Valladares que adora a Dulce María Loynaz y para probarlo le puso a su blog: Criatura de Isla, de otra que adora a Sabina y le robó su canción Yo Me Mi… pero Contigo para el suyo, aunque a esta Rosana Berjaga que he estado a punto de robarle sus fotos.

Y aquí dejo además espacio para otras personas que tal vez algún día tengan un blog, y que de veras lo quisiera, porque me encanta como escriben:

José Alejandro Rodríguez (el único Pepe Alejandro de este mundo)
Jesús Arencibia Lorenzo
Elisa Beatriz Ramírez
Eduardo Montes de Oca
Luis Luque

La mayoría de las veces, cuando accedo a Internet y tengo poco tiempo, descargo muchos post de otros blogueros en una memoria flash y los leo en casa. Igual me sucede con otros que están en blogspot, como el de Reinaldo Cedeño (La isla y… la espina), o El Nictálope (de Maykel González), a los cuales no les comento mucho porque están en blogspot y blogspot –por malcriadeces mías- digo que me hace alergia. Pero los leo.

Hora de responder algunas preguntas…

– Tu palabra favorita
– Está entre crónica, amistad y abrazo (aunque para los cronistas que se reúnen cada año en Cienfuegos, estas tres palabras son sinónimos)

– Si hubieras podido escoger tu nombre, ¿cómo te llamaríamos hoy?
– No sé, pero definitivamente no sería Leydi, ese nombre nunca me ha gustado 😦

– ¿Qué es lo más loco que has escrito hasta ahora, más o menos…?
– No sé lo más loco, pero estoy segura de las dos cosas más atrevidas: escribir mucho de Michel Contreras, uno de los tipos más brillantes que conozco y que escribe divinamente (porque ya hasta los que no nos conocen piensan que ando detrás de él), y defender a ultranza la memoria de Julio García Luis (porque por honrarlo he atacado a personas como Tubal Páez y Martín Pulido –ex presidente y ex vicepresidente primero de la Unión de Periodistas de Cuba, respectivamente- cuando aún estaban en sus cargos)

Te suceden muchas cosas, pero no todas se convierten en un post. Dime tres rasgos que deba reunir una historia para hallarla en tu blog.
– Lo puedo resumir en uno: que me conmueva. Como dice Eduardo Galeano: que se quede en la memoria poética…solo así.

– ¿Qué blog te gustaría leer pero no te lees por pereza?
Epicentros. Me encanta pero está en blogspot, y soy alérgica a blogspot… pero cada vez que he podido acceder le comento.

– ¿Quién te gustaría que se hiciera un blog?
– Me gustaría que Michel Contreras y Carlos Manuel Álvarez reabrieran los suyos, y que Pepe Alejandro Rodríguez, Jesús Arencibia, Elisa Beatriz Ramírez, Luis Luque y Eduardo Montes de Oca se crearan blogs, me gusta como ellos escriben, siempre tienen algo que decir.

– Esta es una pregunta comodín: declárale tu amor a algo o alguien
– Tendría que copiar aquí el poema de Neruda: “Amo las cosas loca, locamente…”

– ¿Cuánto tiempo permaneces conectado a diario?
– Eso me hace gracia… A veces una amiga me actualiza el blog porque paso muchos días sin Internet. Yo le digo que es la vicepresidenta de estas botellas. Y después no puedo responder los comentarios que me dejan… ¡asco de vida… que diga, de Internet!

– ¿Cuántas horas duermes?
– Pocas, soy insomne, y a veces me acuesto y me vuelvo a levantar para escribir algo.

– ¿Entre qué blogueros crees que existe tensión sexual?
– Buena pregunta, si yo supiera…tal vez si entrara más a Facebook podría responder eso…

– ¿Cuál es el blog con el que tienes una relación de amor odio?
– Cric, cric… (como el grillo que rompe el silencio de la noche…) no voy a responder sinceramente a esto, sino la parte del amor se iría a bolina (si aún existe)…

– ¿Qué es lo que más te ha dado tu blog: lectores que te buscan, enemigos que te atacan, amigos que te quieren?
– De todo, pero me quedo con los lectores definitivamente, y con los amigos. Algunos –por suerte- coinciden por partida doble.

– ¿De qué manera te aseguras de que los amigos que encuentras aquí lo sean de veras?
– Buena pregunta… pero he aprendido que eso solo lo responde el tiempo.

– Yo creo en la rebelión de las máquinas y de la tecnología. Mi pronóstico: un día tu blog sabrá más de ti que tú mismo(a), decidirá tomar el mando y escribir sobre ti. ¿Qué te gustaría que dijera?
– ¡Mira esto, encontré a alguien que en plena era tecnológica escribe cartas a mano y lanza botellas al mar!

Read Full Post »

Promiscuidad

marilynmonroe001Rodolfo me dice que soy algo promiscua. Y lo pronuncia con cierta gracia y yo le pregunto que si “promiscua” viene a ser una suerte de eufemismo para decirme otra P algo más corta y mucho más fuerte…

Se ríe y me explica: “es que tú has escrito de mí, de Michel, de Pepe Alejandro, Luis Sexto, de no sé cuántos Carlos… de Charly, de tantos hombres ya, que cualquiera puede creerlo…”

Me pongo a la defensiva, le aclaro que también he escrito de Dara, de Marquitos, de mis primitas, y no por eso alguien me ha acusado de pedofilia. Que he mencionado unas 15 veces a mi hermano y no por eso tengo relaciones incestuosas. Le digo más, que ¡he escrito de tantas mujeres!, y no por eso soy -ni nadie me ha acusado- de lesbiana.

Reclamo, me rebelo, le digo que son amigos todos y “¿sabes qué?, faltan muchos aún por recibir su primera botella, y otros tendrán una sobredosis, porque son adorables”. Nombro algunos que todavía no embotello, recuerdo historias en las que quedarán varios ya mencionados…

Finalmente me dice (no sé si lo convencieron mis argumentos o la cerveza): “No, si hasta es lindo, es una especie de promiscuidad intelectual que se te da bien, y me gusta”.

Read Full Post »

Cambio

yo con cafeterasHace unas semanas cambié mi foto del blog. Algunas personas que me conocían –y otras que comenzaban a conocerme- me decían que aquella era una imagen de muchacha molesta. Muy seria.

Carmen Luisa, la mariposa camagüeyana, cuando me vio me dijo: yo te hacía más grande. Y comentario seguido: y más vieja.

¿Por qué pusiste esa foto?, me preguntaron después y sonaba a reproche. ¿Por qué la puse? Sí, no te pareces…a menos que te quedes pensativa…

Mi primo también vio la dichosa foto y me señaló: “¡hazte la seria, que si los que te leen vieran lo boba que eres pa´ reírte!”
Entonces busqué una que se pareciera más a mí, una a medio reír y ¡entre cafeteras! 😉

Read Full Post »

¡¿Cómo?!

telarañaEsa es la pregunta que me hago muchas veces cuando termino de escribir algo, ya sea a mano o en digital. Y ahora, ¿cómo? ¿cómo lo publico?

Me he quedado con las letras archivadas, a veces se me van de la fecha, así me sucedió con “Una hora”, que escribí cuando tuvimos que atrasar una hora a los relojes y yo me preguntaba qué podríamos hacer con ese tiempo de más…hasta que se me iba, desperdiciado mientras pensaba cómo utilizarlo. O “Los Momentos sin Borges” que no dejé en su natalicio, cuando intenté hacerme eco de algo que María Kodama rectificó en 1995: que Momentos o Instantes, que en Internet le atribuyen falsamente a Jorge Luis Borges en verdad es de la escritora norteamericana Nadine Stair.

Podría amanecer delante de una PC, pero Internet se hace intermitente, y cuando al fin logro administrar, y ver las botellas por dentro, y pego el texto, y voy a subir la foto ¡saz! Se reinició la conexión. Comienzo de nuevo… En el último año ha aumentado mi dosis de paciencia (anteriormente solo superada por las infinitas colas en el coppelia al mediodía).

Mis botellas habrían quedado llenas de telarañas mas, un respiro llegó a kilómetros de distancia, y la posibilidad de enviar mis mensajes por correo para que alguien más las publicara hizo que nombrara a la hermanita como vicepresidenta de la fábrica de botellas, con llave y todo. Y comencé a pasar las botellas por segundas vías.

Y aún lo hago, pero si cada vez que la navegación en Internet se descompone, amor, se descompone, yo lanzara mensajes a través de mi otro par de manos, tendría que pagar una cuota adicional de abrazos, gracias y hasta de algo tan personal e intransferible como… ¡los helados!

Una amiga que sabe de mi tormentoso primer año y que además suele leerme me manda a decir -hijo mediante- que si yo me quejo por no poder actualizar, ella tendría que hacer un acto de protesta porque desde hace meses no logra dejarme comentarios. Y entonces me surge una idea brillante, brillantísima. ¿Por qué no amenazamos a Internet y le decimos que si no nos deja ser felices y blogconectados, lo dejaremos uno de estos mediodías en una larga cola para entrar al coppelia?

Read Full Post »

Happy birthday

Hoy es mi cumpleaños. Y como cada 10 de septiembre, se me esfumará  casi como un día más: en familia, pero sin mis amigos.

Nunca había caído en esas cuentas, pero tengo a mis amigos, los más cercanos y queribles, muy lejos, a muchos kilómetros de distancia, repartidos en otro municipio, la mayoría por La Habana, por otras provincias, y hasta por otros países. No los puedo abrazar con estos brazos.

El mar también lo tengo lejos. Pero como no suelo quejarme ni crear nostalgias, y mi abuela me enseñó que se debe disfrutar las cosas que tendemos hoy, y cada día al máximo, pues me he trazado todo un “amplio programa de actividades” para tener una “apretada agenda”.

No voy a dormir antes de que se me acabe el día. Abriré mi buzón de correo dos veces, me regalaré un helado (ya le escuché a mi mamá decir en secreto que mandó a hacer un cake), le pediré a mi abuela que me haga dulce de arroz con leche, a mi abuelo café, voy a salir con mi hermano, y luego todos veremos una peli juntos.

Tendré algunas llamadas telefónicas y mensajes en mi muro de Facebook que no revisaré hoy, claro. Y lo pasaré mejor, mucho mejor que aquella vez del 2008 cuando Ike, Gustav y Paloma –muy huracanados y nada amigables- se confabularon para regalarme un apagón y mucha lluvia. Ese día prendí velas para alumbrarnos, oímos la radio con pilas, hicimos un flan y me cantaron las felicidades mientras yo miraba de reojo a la rana que desde el patio amenazaba con entrar a celebrar.

Hoy, además, voy a hacer algo que nunca he hecho. Como cumplo 25 años, y eso es ¼ de siglo, he decidido ponerle a este 10 de septiembre algo nuevo, totalmente inusual: voy a publicar mi cumple en las paredes, en los muros, ¡voy a regalarme un post!

Read Full Post »

En tu post

Aquel día debimos estar sobresaturados de tanto hablar de nuestros blogs, de los otros que habíamos visitado recientemente, de los enlaces, de lo mal que se estaba portando wordpress…

Nos poníamos al día de los comentarios que recibió tal persona, de lo último que publicó este otro… de las entradas que teníamos atrasadas, de algunas ideas para escribir…

En lo más avanzado de aquella conversación le dije que iba a un concierto de Tony Ávila y casi mecánicamente me respondió: “bueno, pásala bien en tu post”.

Read Full Post »

poesia1Hago un breve resumen de mis errores, una fe de erratas.

Escribo estas palabras y recuerdo lo que le sucedió a una profesora del Pedagógico con un trabajo final de su asignatura. Un alumno le entregó el informe y ella, al notar muchos errores le sugirió: si quieres aprobar, vuelve a revisar esto y haz una fe de erratas. La escuchó y a los pocos días el muchacho regresó con una hoja de papel que tenía por título: “Fe de ratas”.

Pero esta vez voy a hacer una lista de los errores, más bien de los olvidos que se comenten cuando escribimos algunos nombres y se nos quedan otros fuera. Y es entonces cuando algunos se sienten dolidos y te lo dicen, otros se incomodan y no te lo dicen, y otros no se dan cuenta…

Esta semana escribí de las personas a quienes les he dedicado un post, declaré que me faltan otros, pero no anoté los nombres de quienes he guardado en alguna botella compartida. ¡Y me faltó Mar, y casi me cuesta una guerra marítima!

Mar casi me cierra su pedacito de mar, y entonces tendría yo un lugar menos donde dejar botellas. Quedó tan triste que casi se retracta de su propuesta de compartir Nutella conmigo.

Por eso tuve cuidado esta vez de revisar las botellas y no pecar de olvidadiza. (Aunque tampoco voy a revelar ahora a quienes he mencionado sin mencionar, porque esas complicidades no son públicas, son solo nuestras ;)).

Fe de erratas (de mis olvidos): He dejado en botellas –y no lo dije esta semana- a Galinka, Yuset Sama, Miguel Ernesto, Nyliam, Alina Perera, Kyn, Yandrey, Mayli, Alberto Yoan, Daynet, Yaima, Víctor Casaus, Alexis Díaz-Pimienta, ¡a la Caperuza! Y otros cuatro camagüeyanos: Tunie, Mariposa, Alejo y María Teresa. ¡A Mar!

¿Se me habrá quedado alguien? ¡Qué difícil ha sido reunirlos a todos! No pensé que tuviera tantos nombres en mis post… (y eso que no conté a mis familiares y a mis muertos) Bueno, por si acaso, voy a dejar un libro de quejas y sugerencias… 🙂

Read Full Post »

Older Posts »