No lo pongas en tu blog

Me hace gracia que algunos amigos, a veces, me dicen algo y seguido me advierten la necesidad de silencio de la siguiente forma: “¡No lo vayas a poner en tu blog!”

Tal vez porque adivinan que muchas de estas botellas, aunque no lleven nombres, han resultado de historias que escucho, veo o me comentan…

El primero en indicarlo, hace varios meses, me hablaba por teléfono y me contaba de su angustiosa semana y de repente: “oye, pero de aquí no saques una historia para publicar”.

Otro que me lo dice seguido, luego de actualizarnos de nuestras vidas y de contarnos par de cosas, asume un tono de picardía: “Ve a ver, Leydi Torres, que esto no es para ninguna botella”.

El último en aportar iba conmigo en busca de una librería tantas veces visitada por ambos. De pronto no la encontramos, como si a la calle le hubiesen cortado un pedazo –precisamente ese donde estaba la librería. Lo cierto es que caminamos más de lo debido hasta que, muertos de risa, cruzamos a la acera de enfrente para mirar dónde estábamos y dónde estaba la librería. De repente él corta toda risa y hace uso de un poco de seriedad para decirme: “Ni se te ocurra… ¡no lo pongas en tu blog!”

Anuncios

23 respuestas a “No lo pongas en tu blog

  1. Pero yo si te apoyo…botellazos con todos y todo!!! … De ahora en adelante voy a decir: Me dispongo a leer los botellazos de Lady. Un saludos desde Caracas

  2. Manda mensajes, pues!!! por acá espero tus botellas, por el puerto de La Guaira, pero mientras tanto y por si acaso… me orillo a tu blog

  3. Tú sabes qué sucede????que cuando la niña que llevas dentro sale a jugar, hay que tenerle miedo!!!jajaja a veces, me olvido que eres periodista y no vislumbrar cuando me interrogas: así socedió con el Taratatán…
    Además, y si yo me quedo sin historias para la Isal nuestra, qué hago??? Aunque ya sabes que ´si hay una cosa que tienes que poner en tu blog, te lo dije ayer jajaja. besos

    1. Carlos: dudo mucho, pero muchoooooooooooo que te quedes sin historias para tu Isla nuestra, sobre todo porque con las de tu mami -que ya puede habrirse un blog- tendrías para mantener el tuyo por varios años…

  4. !No lo pongas en tu blog!… Hoy no he podido más que reírme recordando aquella ocasión, perdidos en la ciudad de todos los días, en la calle de tanto andar, en la librería tantas veces revisada. !Como si a la ciudad le hubieran cortado un pedazo! Tú lo dijiste. Yo creo que ya tienes todos los derechos, copyrigth incluido, de publicar lo que creas digno de un post. Pero… al final, me parece que siempre diré, en ese tono medio serio y de risa cortada: !No pongas esto en tu blog!
    Besos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s