Ítaca

Cuando despertó, Odiseo aun no estaba allí.

Penélope se acercó otra vez –una más- a los hilos y los acarició como si entretejiera su destino.

 

«…ella le pidió que la llevara al fin del mundo.
Él puso a su nombre todas las olas del mar…»

Pero se extravió en el regreso. Ella nunca lo supo. Ítaca quedaba lejos…

Un comentario sobre “Ítaca

Agrega el tuyo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: