marcas

dedos-al-cuerpo«No existe posibilidad alguna de comprobar cuál de las decisiones es la mejor, porque no existe comparación alguna. El hombre lo vive todo a la primera y sin preparación. Como si un actor representase su obra sin ningún tipo de ensayo. Pero ¿qué valor puede tener la vida si el primer ensayo para vivir es la vida misma? Por eso la vida parece un boceto” (Milán Kundera)

Adán y Eva parecían dos niños sedientos. Bebieron mucho porque tenían sed. Y se contaron historias, como quien lee un buen libro antes de irse a dormir, como quien escucha un relato sorprendente. Leyeron unas cuantas páginas, y se quisieron dibujar. Primero unas flores sobre la mesa. Luego sobre la piel. Los dedos marcaban figuras similares a las de las historias que se habían contado antes. Se hipnotizaron con bocetos que comenzaban a ser más precisos: unas manos, el contorno de unos labios…Parecían niños curiosos, queriendo descubrirse…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: