Cómo conocí a mi madre

A mi mamá la conocí un 10 de septiembre de 1987. Sí, ya era día 10, porque pasaban las 2:00 a.m. Dice que casi la mato del dolor, y yo sin querer nacer. Parece que le tuve miedo al mundo, y el médico me forzó a salir…con un fórceps.

Ella, madre por primer vez, había escuchado tantas historias de horror sobre las posibles secuelas de los niños que nacen con fórceps, que luego de ver las tenazas sobre mi cabeza, solo atinó a revisarme entera, no fuera a ser que aquella niña gritona que le dejaron en brazos tuviera “algún problema”.

Pero no, a simple vista pudo calmarse. Los “problemas” vinieron después, cuando yo no reaccionaba igual que el resto de los niños conocidos. Cuentan que podían darme ají para jugar, que yo, tan tranquila, no me lo llevaba a la boca. O que pasaba horas mirando los libros de cuentos sin arrancarle ni una paginita. Que nunca accedí a dormir con un peluche, y que me embelesaba con los muñequitos rusos. “Esta niña -decía- no ha de ser normal”.

Tal vez para establecer comparaciones más cercanas con un “niño normal”, de los que quieren nacer y no precisan para ello tanta ayuda, tuvo, tres años después, a mi hermano.

Pero los dos nos hemos aprendido frases completas de los muñequitos, y andábamos por la casa como “conejo-lobo, lobo-conejo”. De la película Tierra de osos recién copiamos la frase cariñosa de: “yo te quie…tecito”, a lo que el otro responde: “yo te quie…tecito también”. O cuando vamos a la playa, que recordábamos a Matojo: “un nadador, necesitamos un nadador”…

Cocinamos para los dos y reímos porque “los niños, verdaderos incendiarios natos”. Y cuando papá llega en nuestra ayuda, “qué maravilla es este papá”.

Mi mamá nos mira y solo dice: ¡qué par de hijos bobos tengo! Pero ya no se arriesga a hacer más ningún experimento y darme otro hermanito al cual yo pueda embobar.

Por cierto… ¿yo no iba a escribir sobre cómo conocí a mi madre? ¿qué hago hablando de las travesuras de estos dos hermanos? Ya sé, tengo la excusa perfecta, como siempre le recuerdo a mi madre: deben tenerme paciencia, a fin de cuentas la culpa no es mía (ni del bloqueo)… es del fórceps.

Anuncios

51 comentarios sobre “Cómo conocí a mi madre

Agrega el tuyo

  1. Gracias Leydi, a mi madre también la conocí en un día imposible, 1ro de mayo, los médicos veían la película de la tarde, mientras yo asomaba mi cabeza y la pobre sufría como nunca… hoy tiene 3, tan bobos y babosos, como tu hermano y tú… un abrazo

    1. Pero, Alberto Yoan… estoy preocupada ahora por algo: si todas nuestras madres han sufrido tanto… ¡yo creo que no voy a parir nunca! (aunque dice la mía que vale la pena el dolor para ver luego los hijos bobos y babosos correteando por la casa) Un abrazo, y gracias por nacer…jaja

      1. Leidi, no digas que te negarás el mayor placer que la naturaleza nos ha dado a las mujeres. Cierto que para algunas es un acto de mucho sufrimiento. pero para otras no lo es tanto. Y lo más agradable es que en medio de ese dolor del parto vemos el cuerpecito que acabamos de traer al mundo. Con los años, serán mayores las alegrías y encantos que los dolores, si sabes educarlos bien.

  2. guau Leydita , bravo por ti , cada dia me sorprendes más. Y si vamos a habalr de cuúando conoci a mi madre pues un 23 de noviembre en un sillónde suiza y no de zuisa jajjaa imaginate que nací con la marca de la ziusa en la frente . na en serio bravo por tu mamá y de eso nada de boba ni la B AJAJAJ

  3. Leydi, antes que todo te agradezco tu visita, no voy a decir que no había llegado a tu blo, pues desde mis inicios en estas bloguras ya tus mensajes en la botella formaban parte de mis enlaces. Me gustó mucho el retrato de tu madre o mejor de sus hijos, me recordaste a mis hermanas, quienes con más de 20 cada una, y una incluso doblando esa edad seguimos también siendo niñas medio bobas, ¿serán los muñequitos rusos?. Bueno, oficialmente ya llegué. Otra vez Gracias, AH, Dice Liudmila Morales que te manda saludos desde aquí en Cienfuegos.

    1. ah, serán los muñequitos rusos..jajaja No lo había visto así.
      Gracias por llegar a mi blog. Es un espacio que me gusta, sobre todo por el banner, que es del Muelle Real de Cienfuegos, un lugar con encanto.
      Liudmila…dale un abrazo mío. Ella compartió cinco años de su vida conmigo, los mejores, porque fueron los universitarios. No sabes cómo se le extraña. Creo -aunque ella no lo sepa- que es de las personas de mi grupo que me he quedado extrañando más. Deben ser sus ocurrencias, aquella leche en polvo que hacíamos de madrugada para mitigar el hambre, los viajes a otras provincias donde siempre coincidimos, tantas historias! Sí, definitivamente un abrazo para ella.
      Y este otro para ti. Gracias, ha sido bueno encontrar una tunera en Cienfuegos. Ya regresaré por tus letras.

  4. A mi madre la conocí cuando quise, dice ella, porque fui prematuro. “Hijo, tú saliste cuando tú querías, dijiste: arriba que quiero nacer!!”, me recuerda a cada rato.
    Qué bueno que nací varón porque si hubiese sido niña tenía pronosticado un peladito como los de las muchachas de Bamboleo en tiempos de Vania Borges y Haila maría Mompié, porque mi madre carece del arte de hacer peinados bonitos.
    Gracias por esta botella, tengo que enseñar a mi madre a comentarlas porque ella también se ha convertido en seguidora de estos mensajes al mar.
    un beso

    1. Pues qué bueno que naciste varón, no imagino tu cara en cuerpo femenino y encima pelada al machito..jajaja Un beso, y otro para tu mamá. A los 7 meses…ves? es que tenías muchos deseos de conocerla. Y por suerte eso no ha variado, porque la quieres mucho.

  5. holaaaaaaaaaa

    muy linda la historia, gracias por compartirla con quienes te queremos bien. Cuantas veces no sentiomos nosotras mismas que somos las mamás de nuestros padres?…Ah!!!!!!!! ese instinto inevitable de cariño….
    un abrazo grande, te sigo por los post aunque a veces no veas mis letras, yo siempre estoy en tus botellas…

  6. Jajajajajaja, otra virgo!!! yeyy!!
    por cierto, cdo yo nací nací en Zurrón y mi mamá también se llevó tremendo susto porque le dijeron: “parece que es niña” Te imaginas??

      1. Ya! acabo de hacerte justicia en el Oasis… qué plagiadora más descarada esa mujer! me dejó asombrada!! En fin, hay de todo en la viña del señor… se verán horrores…

      2. pero claro! le voy a dar la oportunidad de que haga un balance de rectificación de errores..jajaja, y consulte con su almohada, sino, ya tengo un post escrito para el lunes…
        es que me dio mucha ira que te robana un post así, a rostro descubierto…por cierto, ella pone foto, pero no se identifica, ni nombre ni nada… 😦

      3. Niña no te estreses, que te va a dar algo… quizás se le olvidó poner mi link. Incluso me tiene en su Blogroll.
        Hay cada personaje!!!

  7. Felicidades por tu blog. Di con el por coincidencia buscando imágenes de mi próximo articulo a escribir. La figura de uno de los cuadros de mi compatriota Guayasamin…”El abrazo”. Por supuesto que tu imágen solo era una representación de un abrazo paternal o maternal lo cual esta preciso con tu escritura. Adelante con tu blog, yo empezé el mio hace 4 años y me ha ido de lo mejor. Suerte!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: